Accidentes de tránsito, aún la gran pandemia

125

Por Petra Saviñón

República Dominicana está entre los  países con las carreteras más peligrosas del mundo, sumado a esto la imprudencia de tantos conductores en  todo tipo de vehículos, tan  pesados como camiones tanqueros y tan livianos como motocicletas, claro con todo el renglón que hay en medio de esas dos categorías.

Gente que no respeta la raya blanca, ni los semáforos ni las aceras y claro ni a los transeúntes, guaguas que rebasan en el afán por llegar antes que su competencia, motoristas que igual lo hacen porque algunos siempre van con prisa, automóviles que creen  están en una pista de carrera.

Muchos, muchos ejemplos como el de  conductores que salen de repente de una calle pequeña a una avenida  céntrica sin mirar, que doblan sin poner luces….

Curvas peligrosas, carreteras en mal estado, falta de iluminación, también son elementos que aumentan la tragedia. Unidades que caen en hoyos enormes, motoristas deslizados en vías descuidadas. Todo un cuadro, toda una multiplicidad de factores.

Así, unas  veces espantados, otras como acostumbrados, vemos choques  múltiples, vehículos grandes que arrollan a pequeños, carros que en su embestida arrastran a otros  y una amplia gama de formas de provocar desgracias.

Raro, muy raro el día que no llegue a la redacción de los medios de comunicación la información sobre una colisión, volcadura o cualquier tipo de siniestro,  con alta frecuencia  con pérdida de vidas, heridos y personas lesionadas para siempre.

Como el problema es por esa gran carpeta de causas, toca a Estado, conductores y caminantes resolverlo.

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.